martes, 12 de enero de 2010

EL ILUMINADOR


Es un auténtico imprescindible. Tiene todas las ventajas del corrector tradicional y ninguno de sus incómodos inconvenientes. Se trata de un producto muy fluido que fácilmente se funde con nuestra piel, sin sensación grasa y sin marcar las líneas de expresión. Hace desaparecer las ojeras y se puede aplicar sobre cualquier defectillo de pigmentación o granito incipiente. Se utiliza sobre la base de maquillaje, difuminándolo con unos toquecillos con el dedo anular. Truco: Si buscáis cubrir un granito podéis emplear un bastoncillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada